5.7.07

Fahrenheit 451.1953.

Ray Bradbury

Es considerado uno de los libros más relevantes de los últimos tiempos. Bradbury narra una sociedad insensible, obtusa, estúpida pero excesivamente tecnificada. La carga de trabajo, la rapidez con la que se vive y la necesidad imperiosa de consumir transforman a la humanidad en una masa uniforme, sin pensamientos, sin ideas y sin alma.

La novela es ampliamente conocida porque cuenta cómo los bomberos han evolucionado de los combatientes del fuego actuales a incendiarios, de libros, en el futuro. Uno de ellos es el personaje principal, su nombre es Montag y tiene una esposa obsesionada con sus tres pantallas panorámicas de televisión, los cuales recrean seres vivos para conversar (los parientes).

En el fondo Montag siempre fue una persona diferente a la caterva, pero el sistema lo abstrajo de su condición de ser pensante; ésta fue recuperada cuando conoció a una jovencita llamada Clarisse, un verdadero bicho raro que no encaja en esa sociedad: conversa con su familia, se divierte, es sociable, le gusta caminar y observar la naturaleza. La muchacha despierta en él la alegría de vivir y la curiosidad. A la postre, Clarisse sería asesinada, como muchas otras personas, por un conductor que marchaba a exceso de velocidad.

Leer está prohibido. Cuando alguien es descubierto con libros es objeto de quema. El jefe de Montag, Beatty, es un personaje increíblemente culto y un lector consumado. En una visita que realiza a su casa explica el proceso que derivó en este periodo oscurantista: “En cierta época los libros atraían a alguna gente. Podrían permitirse ser diferentes. El mundo era ancho. Pero luego el mundo se lleno de ojos, de codos y de bocas… Filmes y radios, revistas, libros fueron adquiriendo un bajo nivel, una especie de vulgar uniformidad… Los clásicos reducidos a una emisión radiofónica de quince minutos…La mente del hombre gira tan aprisa a impulsos de los editores, explotadores, locutores, que la fuerza centrífuga elimina todo pensamiento innecesario, origen de una pérdida de valioso tiempo… Los años en la universidad se acortan, la disciplina se relaja, la filosofía, la historia y el lenguaje se abandonan, el idioma y su pronunciación son gradualmente descuidados. La vida es inmediata, el empleo cuenta, el placer lo domina todo después del trabajo…No hubo ningún dictado, ni declaración, ni censura, no. La tecnología, la explotación de las masas y la presión de las minorías produjeron el fenómeno… Cada hombre, la imagen de cualquier otro. Entonces todos son felices, porque no pueden establecerse diferencias ni comparaciones desfavorables…”

El texto está dividido en tres partes. La primera de ellas contiene las páginas más bellas y mejor escritas de la ciencia ficción. El proceso que se describe es ante todo una predicción, un adelanto sobre un futuro desesperanzador, deshumanizado, frío y cada más alejado; la velocidad y la superficialidad con la que se vive en las grandes ciudades parecen darle la razón. Por otro lado, hace referencias muy sutiles a aparatejos cargados de tecnología con los que la gente suple todo tipo de carencias espirituales y eso es notable porque, al igual que W. Gibson, se preocupa por cómo la tecnología modifica los cimientos de la sociedad; no es trivial, Bradbury escribió este celebre texto cuando la tecnología era incipiente, antes del boom de los setenta. Digamos que su libro es cercano a lo que posteriormente se conocería como ciberpunk.

El papel del Estado es secundario. Como Beatty señala, cuando la pereza mental imperó sobre cualquier otra manifestación humana sólo fueron necesarios algunos sencillos controles gubernamentales, principalmente mediáticos, para mantener el orden.

Personalmente creo que la segunda y tercera parte son muy inferiores a la inicial. Describir la trama con mayor profundidad no me interesa, pero el desarrollo posterior es un tanto romántico y ridículo. Es decir, encuentra a científicos, marginados de las ciudades, que han desarrollado un método para poder extraer de la mente lo que las personas han leído, las transforman en bibliotecas andantes y por ello su existencia vale mucho. Estos sujetos guardan sus conocimientos como tesoros y los trasmiten oralmente a su prole para que estos, a su vez, hagan lo mismo. Al final esperan hasta que haya tiempos mejores, a que acabe esta nueva y terrible edad media.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Muy buen blog, le felicito. Tal vez le interese EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo

aRkHAm AsyLUm dijo...

Gracias, Carlos. Revisaré el sitio, siempre es gratificante encontrarse cibernautas ávidos de lectura. Ese es su sitio???